Explorando la levadura fresca

Compartir es vivir!

Dónde comprar levadura fresca

La levadura fresca, más comúnmente conocida como levadura de panadería o levadura de panadero. Es un organismo vivo  😯 . De forma más específica, nos encontramos con que es un hongo. Este hongo al producir encimas genera cambios químicos, pero seguramente tu lo conozcas más como «fermentación».

A continuación, te presentaremos información sobre donde comprarla, qué tipos existen y alguna que otra deliciosa receta.  😉

VER MÁS LEVADURA EN AMAZON

 

 

Levadura fresca y seca

La levadura de panadero, podemos encontrarla en varios formatos diferentes. Pero la única diferencia que encontraremos entre ellas, es la cantidad de humedad que almacenen. En definitiva, todo es levadura. Pero podemos encontrar diferentes características entre ellas.

El tipo de levadura que tengamos que elegir, tendrá que ir precedido de la receta que se llevará a cabo.

Por ejemplo, las formas de levadura seca, son la mejor opción si las queremos o las vamos a tener que almacenar para un largo periodo de tiempo. Ya que estas, nos podrás aguantar al rededor de 2 meses a temperatura ambiente. Sin ningún tipo de perdida de calidad.

Tipos de levadura

Podemos encontrar estos diferentes formatos de levadura en el mercado:

  • Levadura de crema.
  • Levadura desactivada.
  • Levadura comprimida.
  • Levadura secada activa.
  • Levadura instantánea.
  • Levadura de crecimiento rápido.

 

levadura levital

 

Marcas de levadura

Estas son las marcas más conocidas. Todas ellas, disponibles en la mayoría de los supermercados tradicionales. Suelen estar situadas cerca de los yogures, en zona de refrigerados.

  • Levadura levital
  • Levadura levanova
  • Levadura Fleischmann
  • Levadura maicena
  • Levadura royal
  • Levadura Lefersa

Cómo usar la levadura fresca

La levadura fresca, como todos aquellos productos frescos que quieras comprar; son perecederos y es por ello que tienen fecha de caducidad. Pero para intentar alargarla y que no se ponga mala antes de lo debido, te daremos unos consejos.

1-. Ya que todos los expertos en la materia aconsejan mantenerla al rededor de los 5 grados, deberías de guardarla en al nevera u congelador. Así conseguir que mantenga una temperatura idónea para su conservación.

2-. Cuidado con la temperatura del agua. Si utilizamos agua a temperatura muy alta en su proceso de preparación, corremos el peligro de que se ponga en mal estado. De forma un poco más científica, se dice que «la levadura fresca», más bien el hongo que la forma. Se muere si se expone a temperaturas superiores de 45 grados. Con lo cual, no fuerces a la suerte y utilízala con agua de temperatura ambiente. Dejamos que repose unos minutos y después removemos.

 

 

3-. El azúcar. Siempre intentamos ponerle azúcar a todo, pensamos que le dará un toque distinto. Pero este no es el caso, si le ponemos azúcar. No dejaremos que el pan se infle como debe. Con lo cual, o le ponemos muy poquito para darle un toque de dulzor o no añadimos nada.

4-. El calor. Para manipularla adecuadamente, necesitaremos que se encuentre cerca de los 35 grados. Es por ello, que suele dar mucha guerra en invierno y algunas personas utilizan sus propias triquiñuelas. Calentar la zona con estufas o radiadores antes de comenzar con la elaboración. Por otro lado, en caso de quererle añadir huevo o leche. Te recomendamos que compruebes su temperatura antes de mezclarlos. Para que no se vea descendida la temperatura de la masa.

5-. Añade después la sal. No introduzcas sal en los primeros pasos porque afectará a las características de la levadura fresca.

6-. No te pases con las cantidades. La mayoría de las recetas que encuentres en Internet, tendrán unas medidas de levadura pensadas en levadura seca. Con lo cual, cuidado con las cantidades. Una forma fácil de realizar una conversión aproximada de peso; es multiplicar por tres la cantidad de levadura seca que nos especifique la receta.

 

¿Para qué sirve la levadura?

Ya sabemos que todos conocéis el principal propósito de este ingrediente. Pero la verdad, que gran parte de la población no es consiente de los diferentes tipos de levadura que existen y que características tienen cada una. Incógnitas a las que les daremos respuesta con este artículo.

Como a principios del post ya hemos comentado, las levaduras son fermentos con vida, esto es, bacterias comestibles. Estos seres vivos, los podemos encontrar de forma natural tanto en el aire como en los alimentos.

Si quieres realizar tu propio experimento para comprobarlo. Sólo tienes que dejar un cuenco con harina y un poco de agua, en un lugar cálido, bien tapado, durante 24h. Al día siguiente, veremos como se ha formado una especie de capa que no es más que la fermentación natural. Y si quisiéramos, podríamos utilizar este fermento para hacer pan.

Y te preguntarás… ¿Por qué se hincha la harina con levadura? Aquí la respuesta. La levadura reacciona de forma química con los azúcares de la harina, produciendo así un gas, que es el que hace que se infle la masa del pan.

¿Qué tipos de levadura podemos encontrar en el mercado?

Levadura prensada

También denominada como levadura de panadería. Viene en formas de bloques pequeños en forma de masa prensada. Esta es la famosa levadura fresca, que debe de conservarse en frío y tiene un periodo de caducidad corto. Antes de utilizarla sobre la harina, tendrás que diluirla en agua.

Levadura seca

Este es el tipo de levadura natural que se suele tener normalmente en casa. Es la misma levadura que la anterior, pero con la única diferencia de su porcentaje de humedad. Este formato, trae totalmente deshidratada la levadura y puede ser aplicada directamente sobre la masa sin tener que diluirla. Cómo anterior mente hemos dicho, es la que encontraras en alguna que otra casa. Principalmente, por su largo periodo de caducidad.

Levadura química

Para que nos entendamos, ¿te suena la levadura Royal?. Siendo un poco estrictos, no podríamos llamarla levadura en si. Ya que en realidad no lo es, y más bien se trata de un emulsionante químico a base de bicarbonato y otros componentes. Ésta, genera una reacción durante la cocción en el horno, con el huevo y masas de bizcochos y galletas; produciendo una liberación de gas que hace crecer la masa y que tenga un aspecto más esponjoso.

 

Esperamos haber resulto vuestras dudas al respecto. Sino, siempre nos podéis dejar un comentario aquí abajo.

 

 

 

Compartir es vivir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × 2 =